jueves, 1 de enero de 2015

Krystal McLean


Dicen que el tiempo cura todas las heridas, pero también dicen que la vida es corta, que no tenemos mucho tiempo. Tiendo a creer lo último. La vida es un lujo efímero para la mayoría, se va antes de que sepamos qué hacer de nosotros mismos. Y puedo ser joven, pero soy lo suficientemente mayor para saber que el tiempo cura toda la mierda.
Esta es mi historia, la historia de una chica relativamente normal que se enamoró con vehemencia de un asesino en serie llamado Isaac Darrling.
Mi historia no es para glorificar esos actos espantosos; sirve como evidencia de que no elegimos a quien amar y que cuando el amor es puro, cuando viene directamente de las cámaras del alma, existe totalmente sin condición.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...