sábado, 3 de enero de 2015

K. Bromberg

3.- Trilogía The Driven 

Cuando la vida se derrumba a nuestro alrededor, ¿cuánto estamos dispuestos a luchar por la única cosa sin la cual no podemos vivir el uno sin el otro?

La vida está llena de momentos.
Grandes momentos.
Pequeños momentos.
Y ninguno de ellos es intrascendente.
Cada momento te prepara para esa instancia que define tu vida.
Debes superar todos tus miedos, enfrentarte a los demonios que te persiguen y limpiar el veneno que se aferra a tu alma o correr el riesgo de perderlo todo.

El mío empezó en el momento en que Rylee cayó de ese maldito armario de almacenamiento. Ella me hizo sentir. Me curó cuando todo lo que pensaba, era que jamás podría dejar se ser incompleto. Se convirtió en el salvavidas que nunca supe que necesitaba. Diablos, sí, ella vale la lucha... pero, ¿cómo luchas por alguien, que sabes que no mereces?

El amor está lleno de subidas y bajadas.
Paradas cardíacas.
Almas devastadas al mínimo.
Y ninguno de ellas es insignificante.
El amor es un hipódromo de giros inesperados que deben negociarse. Hay que romper las paredes, aprender a confiar y recuperarse del pasado con el fin de ganar.
Pero a veces, la espera, es lo más difícil de mantener.

Colton me ha curado por completo, me ha robado el corazón y me hizo darme cuenta que nuestro amor no es predecible ni perfecto, que es torcido. Y ser torcido está bien. Pero cuando los factores externos ponen nuestra relación a prueba, ¿cuán lejos tendré que ir para demostrarle que la lucha merece la pena?

Quien dijo que el amor es paciente y el amor es amable, nunca nos conoció a los dos. Sabemos que nuestro amor vale le pena, hemos reconocido que estamos destinados a estar juntos, pero cuando nuestros pasados chocan contra nuestro futuro, serán las repercusiones las que nos harán más fuertes o nos separaran.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...