martes, 1 de agosto de 2017

Pam Godwin


Me llaman puta. Tal vez lo sea. 
A veces hago cosas que desprecio. 
A veces los hombres toman sin preguntar. 
Pero tengo un don musical, un año más en secundaria y un plan.
Pero con un obstáculo.
Emeric Marceaux no solo toma. 
Se apodera de mi fuerza de voluntad y la golpea como una nota oscura. 
Cuando me ordena tocar, quiero dárselo todo.
Me arrodillo ante sus castigos, tiemblo por sus caricias y arriesgo todo por nuestros momentos robados. 
Es mi obsesión, mi amo, mi música.
Y mi maestro.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...