domingo, 22 de febrero de 2015

María Suárez


Mara Rivera tenía pánico a volar, el fin de sus vacaciones llegaba y estar sentada en aquel avión la estaba matando. Mantenía los ojos cerrados y a pesar de no saber quien era su compañero de asiento podía sentir el seductor aroma del perfume del hombre. 

-¿Señorita, se encuentra bien? 

Esas palabras cambiarían el rumbo de los dos en el futuro. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...