viernes, 20 de junio de 2014

Lia Belikov


Cuando pienso en Adam Walker, pienso en estas tres cosas: caliente, estúpido y  peligroso. 
Caliente porque, digo, no se puede negar lo totalmente atractivo que es: cabello  negro, ojos verdes, brazos musculosos, tatuajes discretos cerca de la base de su espalda, y deliciosos dedos largos que parecen papas fritas listas para comer.
 Peligroso porque el tipo, aparte de manejar una motocicleta, tiene un oscuro  secreto que no se atreve a contarle ni a su sombra. 
Y estúpido (en serio, ESTÚPIDO) porque, bueno, eligió estar con mi prima Marie.  ¿Quién en su sano juicio se fijaría en una persona como ella? Es la personificación  de Miss Piggy en toda regla: de personalidad voluptuosa, con voz chillona y siempre  queriendo ser el centro del universo.
 Definitivamente no tengo razones para enamorarme de él. Adam es todo lo que  NO quiero en un chico; y sin embargo, sabiendo lo tonto que puede llegar a ser, o lo  mucho que está embobado de mi prima, se me hace imposible no probar de la fruta  prohibida y caer enamorada de él.
 Estoy tan jodida, y pronto vas a saber el por qué…

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...