martes, 20 de febrero de 2018

Whitney G.


Nunca debería haber estado de acuerdo con este arreglo...
Hace treinta días, mi jefe, el Sr. Wolf de Wall Street, vino a mí con una oferta que no podía rechazar: firmar con mi nombre en la línea de puntos y pretender ser su prometida durante un mes. Si accedía, él me dejaría salir de mi contrato de trabajo con un paquete de indemnización "muy generoso".
Las reglas eran bastante simples: sin besos íntimos, sin sexo real. Solo fingir amarnos el uno al otro para la prensa a pesar de que secretamente he querido quitarle esa sonrisa sexy de la cara desde el primer día que nos conocimos.
Definitivamente no necesité pensar dos veces sobre esto. Firmé y empecé a contar los segundos para cuando nunca tuviera que tratar con el imbécil de marca registrada de nuevo.
Solo llegué a un minuto...
Discutimos todo el vuelo de cuatro horas hasta su ciudad natal, no pudimos dar una convincente impresión de bienvenida a la prensa, y justo cuando estaba a punto de quitarle esa mirada arrogante de la cara, dejó caer deliberadamente su toalla de baño frente a mí, distrayéndome con su pene de veintitrés centímetros para "mostrarme quién era la persona más grande" en nuestra relación. Luego me dio su sonrisa de marca registrada una vez más y me preguntó si quería consumar nuestro matrimonio.
Trágicamente, este es solo el primer día.
Todavía tenemos veintinueve días por delante...

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...