lunes, 12 de febrero de 2018

Ava Jackson


Advertencia: Si no puedes manejar a un Navy SEAL con una boca sucia y un enorme pene que quiere convertirte en su juguete, este no es el libro para ti. Sigue adelante.
Un culo en el que podría rebotar una moneda.
Esa es la visión de mi nuevo compañero de cuarto que me saluda mientras se folla a una rubia en la mesa de la cocina.
Eso es justo antes de que consiga echarle un ojo a su gigante pene. Consecuencias: bragas mojadas.
¿Y he mencionado que es un Navy SEAL?
Un semestre. Eso es lo que tengo que aguantar y luego me iré, me graduaré, me iré al mundo real.
Pero, ¿podré sobrevivir tanto tiempo sin convertirme en... su juguete?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...