miércoles, 16 de septiembre de 2015

Jessica Wood

Volume Three

 Cuando la rubia perra rompió mi corazón hace diez años, juré dos cosas: uno, que nunca perdería mi tiempo amando a alguien otra vez; y dos, que nunca volvería a tener nada de nuevo con la rubia perra.
Cuando llegué a la marca 736, rompí mi primer juramento. En el minuto en que vi a Blair, en el segundo en que nuestros ojos se encontraron, en el micro segundo en que la saboreé en mi boca, supe que ese era el juramento que tenía que romper. Pero el segundo juramento no, ese lo mantendría.
Tenía control sobre ese juramento.
Pero no podía estar más equivocado.
Por qué el destino tenía otros planes. El destino estaba haciendo una broma cruel y yo era su blanco.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...