miércoles, 28 de septiembre de 2016

Abbi Glines

7.- Sea breeze

La inocencia nunca estuvo destinada para los adictos...
La adicción es algo que Krit Corbin aceptó como parte de su naturaleza hace mucho tiempo. Decidió aceptarla y sacarle el dedo a las reglas. Las mujeres siempre estuvieron en el primer puesto de su lista de adicciones. No podía tener suficiente. Ser el cantante de una banda de rock sólo hizo que el acceso a su adicción favorita fuera mucho más fácil.
Estar sola es lo único que Blythe Denton conoce. La pueblerina familia del ministro que la ha criado nunca la ha aceptado como una de los suyos. La esposa del ministro siempre se ha asegurado de que Blythe entendiera cuán poco merecedora de amor es. Cuando se va a la universidad tiene la oportunidad de ser finalmente libre de vivir como una carga indeseada, y espera con ansias tener algo de paz en su vida. Estar sola no es algo que la moleste. Escapa de la realidad con las historias que escribe.
Aun así, el chico ridículamente sexy y tatuado que sigue dando fiestas en el piso de arriba la está volviendo loca. Para empezar, no la trata como esperarías que lo hiciera alguien que tiene siempre una mujer diferente colgando del brazo. Ella no es para nada como las hermosas mujeres que ve desfilando dentro y fuera de su apartamento, pero por alguna extraña razón, él sigue apareciendo en su puerta.
Durante una fiesta en su apartamento, la nueva vecina de Krit aparece en la puerta con su largo cabello castaño en un moño desordenado y un par de gafas posadas sobre su linda naricita. Ella quiere que baje la música, pero él la convence para quedarse.
Puede que Krit Corbin acabe de encontrar su mayor adicción hasta ahora. Y Blythe Denton se da cuenta demasiado tarde de que finalmente la han reclamado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...