lunes, 13 de junio de 2022

Parker S. Huntington

 

Se suponía que no debía estar en ese tejado el día de San Valentín.

Tampoco Kellan Marchetti, el friki designado de la escuela.

Nos conocimos cuando estábamos a punto de terminar con nuestras vidas.

De alguna manera, los andrajosos hilos de nuestras tragedias se enredaron y estrecharon en un vínculo improbable.

Decidimos no dar el paso y acordamos vernos cada día de San Valentín hasta que terminaran las clases.

A la misma hora.

El mismo tejado.

Cumplimos nuestra promesa durante tres años.

En el cuarto, Kellan tomó una decisión, y a mí me tocó lidiar con las consecuencias.

Justo cuando creía que nuestra historia había terminado, comenzó otra.

Dicen que todas las historias de amor son iguales y tienen un sabor diferente.

La mía era venenosa, deplorable y estaba escrita con cicatrices escarlatas.

Mi nombre es Charlotte Richards, pero puedes llamarme Venom.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...